ALFAJARIN GUERRA CIVIL
1931-1939





Historia de la guerra civil.
en Alfajarin.
Testimonios.
listas de fusilados.
lista de exiliados.
Muertos "rojos".
Muertos "nacionales"
Fotos.
Casos particulares


ALFAJARIN

BIENVENIDOS AL WEBSITE DE ROBERTO BUERIA JULIAN. LA GUERRA CIVIL EN ALFAJARIN. TESTIMONIOS, RECUERDOS, LISTA DE FUSILADOS, LISTA DE EXILIADOS, FOTOGRAFIAS ETC.. SIN ODIO Y CON OBJETIVIDAD

 

ADVERTENCIA:
Esta página no pretende de ninguna manera ser histórica. Solo recoge los comentarios y testimonios que toda gente de Alfajarín ha podido oír, en sus casas, en los campos durante el trabajo, o en cualquier otro sitio después de la guerra. Como todos testimonios puede haber verdades, pero también exageraciones o inexactitudes. Por respeto a los hijos o nietos de los supuestos verdugos, que nada tienen que ver con los hechos, no he puesto ninguno de sus nombres o apellidos. Las iníciales empleadas no corresponden obligatoriamente a estos nombres o apellidos.

Para los que no lo sepan, Alfajarín está situado en la carretera de Madrid a Barcelona a unos veinte Km. de Zaragoza. El viajante puede reconocerlo fácilmente por su “castillo” que se yergue en lo alto de la loma y domina toda esa parte del valle del Ebro.
En aquellos años contaba con unos 1000 habitantes. Como en todos pueblos de Aragón, las casas estaban pegadas las unas a las otras como si quisieran protegerse del cierzo helador en invierno y del calor agobiante del verano.
Tenía dos calles principales. La una era la carretera nacional de Madrid a Barcelona y la otra, paralela, se llamaba calle Mayor hasta la plaza, y de la Portaza en la parte noroeste. Estaban cortadas de cuando en cuando por unas calles pequeñas que los aragoneses llamábamos "callizos". Por detrás de cada una de ellas otras menos importantes donde daban las “puertas falsas”. Estaban destinadas al paso de los carros, mulas, caballos y algunos bueyes. No se les consideraba verdaderamente como calles sino como vías de servicios. En el pueblo no había casas que se destacaran mucho de las otras y todas dejaban adivinar la vida humilde, cerca de la pobreza, de sus habitantes. De cuando en cuando una fachada más ancha, más alta y un poco mejor terminada hacía pensar que los dueños eran "ricos". Casi todos años, los pintores las blanqueaban con cal al acercarse las fiestas en honor de la Virgen de la Peña el 8 de Septiembre.

Para las generaciones de ahora, acostumbradas, sino al lujo, por lo menos a tener todas las comodidades, sería divertido hacer una lista de todo lo que no existía en las casas en aquellos tiempos y que ahora nos parece más que necesario. Es mucho más sencillo describir lo que había:
Las paredes estaban obradas con piedra de yeso que los hombres extraían de las canteras y lo mismo sucedía con el yeso. Los suelos eran de tierra y en la segunda planta de yeso liso, pero tan cuidados que brillaban "como si le hubieran dado cera". La gente ya más holgada los hacía de cemento. Las paredes, como las fachadas estaban “lavadas” con yeso y blanqueadas todos años. La instalación eléctrica se componía de un contador del cual salían unos cables trenzados que se paseaban por las paredes y los techos para distribuir la luz en cada habitación. En la mayor parte de estas, al final, colgaba una simple bombilla o un aparato casero. Los más ricos ya disponían de aparatos comprados pero sencillos. La calefacción consistía en una estufa que funcionaba con madera, carbón y hasta con aserrín. Esta estufa intentaba, sin conseguirlo, calentar un poco las casas. Estaba situada más bien en la cocina o en el comedor donde hacía un calor sofocante y en el resto de las habitaciones la temperatura variaba muy poquito con la de fuera. La decoración estaba constituida de unas cortinas sencillas, pero las mujeres sabían hacer milagros y resultaban muy bonitas; los cuadros eran recortes de calendarios de los años pasados, salvo en los “comedores”


La fuente de la plaza España en 1960 y detras: Casa Paco


en los cuales había alguno de compra representando muchas veces la última cena. Los muebles eran rudimentarios, los sillones casi siempre de anea comprados a algún vendedor ambulante. Los más lujosos eran la cama y el armario del dormitorio principal
. Siguiente »»


Alfajarin en 1950 (foto Herminio Aznar)


Foto de Chesús Lasala Trullenque

Sube

.................Si quieres pulsa en la imagen

 

Contador de visitantes

contador de visitas











bueria-santo









_____________________________

Canciones nacionales








Canciones (rojos)








 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 















 

1234 5 • 6 78 Siguiente>>