Preparacion de la constitucion 1931








bueria-santo


















Canciones (rojos)








parte clara : rojos
obscura nacionales julio1936

Septiembre 1936
parte clara "rojos"
parte osbcura "nacionales

Septiembre 1937. Los nacionales
ganan terreno

Julio 1938. los nacionales llegan
al mar y cortan la Républica en dos partes

Cataluña cae también en febrero 1939

 

 


Jiménez de Asúa.
Una vez constituido el primer gobierno de la II República, se creó una comisión encargada de la preparación de la constitución. Estaba presidida por Luis Jiménez de Asúa, profesor socialista y masón. Según el diario de sesiones dada la urgencia esta comisión presentó primer proyecto a las cortes el 18 de agosto de 1931, o sea 20 días después de su creación.
La opinión de su presidente era que la cuestión principal era la cuestión religiosa. Lo será, en efecto. Dara lugar a numerosas discusiones, enmiendas, enfrentamientos e incluso se llegará a las manos.
En las Cortes se contaba entre 151 y 180 diputados masones. Serán ellos que endurecerán la constitución a cada presentación y no tendrán ninguna dificultad en convencer las otras izquierdas en mayoría anticlericales. Los pocos diputados "católicos" no tendrán ningún peso en las discusiones y no se tomará en cuenta ninguna de sus enmiendas.

PREPARACION DE LA CONSTITUCION JULIO-AGOSTO 1931

• No existe ninguna religión de Estado.
• Son de la competencia exclusiva del Estado español las siguientes materias: las relaciones entre las Iglesias y el Estado y regímenes de los cultos.
• No podrán ser fundamento de privilegio jurídico: el nacimiento, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las creencias religiosas

Este proyecto de constitución fue publicado en el diario de sesiones n° 22 que correspondía al 18 de agosto 1931. Estos primeros artículos concerniendo la religión parecían tranquilizadores y satisfactorios. Se podía felicitar a la comisión.
Pero llegaban justo detrás otros más sutiles, sujetos a toda clase de interpretaciones:

• Todas confesiones religiosas serán consideradas asociaciones sometidas a las leyes generales del Estado.
• El Estado no podrá en ningún caso, sostener, respaldar, favorecer ni ayudar financieramente las iglesias, asociaciones ni instituciones religiosas.

Se podía pensar que hasta entonces no había ninguna amenaza contra la libertad de los creyentes, pero ya existían antecedentes. Los franceses, por ejemplo, ya habían hecho la amarga experiencia de la ley de 1901 regulando las asociaciones -hoy bien comprendida y bien aplicada- pero que a su origen había sido votada únicamente y exclusivamente contra la Iglesia Católica.
Seguían ahora los artículos ya claramente amenazadores:

• El Estado dispersará todas las órdenes religiosas y nacionalizará sus bienes.
• Las confesiones religiosas solo podrán practicar sus cultos al interior de sus templos sin mas restricciones que aquellas impuestas por el orden público.
• Les está reconocido a las Iglesias el derecho, sujeto a la inspección del Estado, de enseñar sus respectivas doctrinas en sus propios establecimientos.


Si las ordenes religiosas habían sido dispersadas y sus bienes nacionalizados, donde y como iban a poder practicar sus cultos, ni enseñar su religión. Este último artículo se convertía en una verdadera declaración de guerra a millones de católicos españoles. Las procesiones estaban de hecho prohibidas tambien.
DISCUSIONES EN LAS CORTES

Manuel Azaña (socialista)
"España ha cesado de ser católica. El problema que resulta es el de organizar el Estado de una manera adecuada a esta fase nueva e histórica del pueblo español…….Si tenemos la obligación de respetar la libertad de conciencia, es mas urgente el preservar el Estado y la Republica". Gritos en la sala. Azaña gritando : "No me digáis que eso es contrario a la libertad porque se trata de salubridad pública"
Victoria Kent (Socialista)
Tratando el artículo sobre el derecho de voto de las mujeres. Es significativo que una mujer como yo que solo rinde un culto ferviente al trabajo, se levante hoy para decir que el voto femenino debe aplazarse. No creo que sea el momento oportuno para dar el derecho de voto a la mujer española. Haría falta para eso que sus conciencias estuvieran liberadas de la influencia de los confesionarios.

Andrés Ovejero (Socialista)
Primero dice que votará según las directivas de su partido y sigue: -"Hubiera presentado una enmienda pidiendo que la cámara, en la constitución, reconociera el derecho al sufragio, no de todas las mujeres españolas, sino a esas mujeres españolas, que en consonancia con el articulo 1°, ya aprobado de nuestra constitución fuesen al mismo tiempo que españolas, trabajadoras. Con matices diversos, con una ideología diferente, Victoria Kent y Clara Campoamor declaran paralelamente que la mujer española está aquí, no por una concesión, como un régimen ignominioso lo hizo, sino por un derecho reconocido por la democracia; y metódicamente decía: primeramente, Cortes de la Republica, escaños para las mujeres; segundamente en las elecciones generales, voto a las mujeres que hayan emancipado sus conciencias del confesionario que es el enemigo del espíritu democrático. Gritos en la sala. Y finalmente admitía la plenitud del sufragio femenino cuando una educación hubiera terminado de modelar la conciencia de la feminidad española, pero ese es mi voto y en estos momentos no sé si, expresándolo, no cometo una imprudencia parlamentaria.

Roberto Castrovido (republicano "independiente")
Roberto Castrovido Empieza diciendo que la intervención de la señorita Kent le ha impresionado, luego: Los que temen el voto de la mujer -y a este temor participa el partido radical-socialista- se equivocan, porque, para compenetrar la mujer con la República es necesario e indispensable concederle, por supuesto, el derecho al sufragio. (En la sala: ¡muy bien!¡Muy bien). Porque, ¿cómo quieren compenetrarla la con la República si de la Republica la separamos? ¿Cómo quieren compenetrarla con la República y sacarla de la iglesia, si nos ponemos y nos encerramos, en un círculo vicioso, que es una tendencia característica de los españoles? La mujer -se dice- no puede tener derecho al voto mientras vaya a confesarse, mientras tenga como director espiritual un párroco o un monje. Y la mujer nunca saldrá de la iglesia hasta que no la hayamos concedido el voto. ¿Por qué está en las hermandades, en las asociaciones caritativas y en todas las asociaciones religiosas, la mujer? ¿Por qué está allí con intenciones bastardas, ocultas e hipócritas? Está en esos grupos porque allí se respetan sus derechos, porque allí hierve, porque allí habla, porque allí escribe, porque allí discute, porque allí toma iniciativas. (Un diputado en la sala: ¡y que toma chocolate!) Y también toma chocolate (Risas)
Angel Galarza
Yo os digo que llegará un momento, una época, donde ya no habrá otra posibilidad de que el derecho de voto solo pertenezca a una clase, la clase de trabajadores, intelectuales o manuales, y que el parasito, hombre o mujer ya no tenga el derecho de intervenir en la legislación del País, no tenga el derecho al voto, y este avance que, sin ninguna duda lo será con el tiempo, lo impedís con esta constitución. Qué derecho puede tener la alta nobleza, que esta viviendo del trabajo de los otros y de sus rentas, a intervenir en nuestra legislación y en nuestra organización. Ya hacemos de sobras dejándola vivir. No tengo nada más que decir. Aplausos en la sala.

Raimundo Molina Nieto (Canonigo)
El Sr Jiménez de Asúa en su brillante discurso olvidó de decir que las principales ideas directoras de este proyecto de constitución, la principal idea guía es antirreligiosa. Es ella que da el carácter predominante a este proyecto de constitución. Se puede deducir que no es una constitución diseñada para dar una nueva vida a España, sino imaginada para descristianizarla, para robarle su fe y, aunque el Señor ministro piensa que la fe no puede ser robada, la fe, como la verdad, como el honor como todos los bienes espirituales, se pueden robar. No con los mismos métodos empleados para robar los bienes materiales, sino haciéndola desaparecer del alma. Considero que el carácter principal de este proyecto de constitución es laico, irreligioso y ateo.
El artículo 3 especifica: Supresión de los institutos religiosos.
Articulo 26 laicización de toda la enseñanza.
Articulo 27 secularizacion de todos los cementerios y regimen exclusivamente civil para las bodas y los divorcios.

Enmiendas propuestas

Felix Gordon Ordax

Las riquezas adscritas a obras caritativas, culturales o sociales en general que están actualmente en manos de obras o asociaciones a carácter confesional, retrocederán, sin indemnizaciones, al Estado, pero quedarán afectadas a las mismas finalidades en conformidad con el espíritu de esta constitución y de las instituciones republicanas.

Humberto Torres.
El Estado dispersara las congregaciones religiosas y nacionalizara sus bienes. Las que se dediquen exclusivamente a la beneficencia podrán seguir prestando estos servicios, sujetos a las leyes de la República, en la espera que el Estado, las provincias o los ayuntamientos instauren las organizaciones laicas puedan substituirlas
Mariano Moreno Mateo
modificando el articulo 3: Al interior del territorio de la Republica está totalmente prohibido la creación y el funcionamiento de congregaciones religiosas . Los bienes de los que existen actualmente serán nacionalizados en cuando se hayan disuelto.

Juan Sapiña Camaro :
Todos los bienes eclesiásticos que provengan del clero secular o del clero regular pertenecen a la nación.


Manuel Carrasco y Formiguera: (intervencion despues de Galarza)
Escuchadme con atención si sois demócratas y tolerantes, no se puede tolerar que solo la mitad de los ciudadanos españoles tenga derecho al voto. Tanto la una como la otra mitad de los ciudadanos españoles son en mayoría republicanos y entre estos republicanos muchos son católicos y católicas. Gran parte de los católicos son republicanos como lo soy yo mismo y en un régimen democrático no se puede tolerar que se distribuyan patentes de republicanismo a quien sea. Yo soy católico…… los gritos en la sala le impiden de hablar y cuando al fin puede decir unas palabras, se dirige al presidente de las Cortes: Señor presidente le hago observar que el exponer mis sentimientos ha levantado una ola de hostilidad que yo, como demócrata no puedo admitir. Nuevos gritos en la sala.
Fue en ese momento que un diputado cuyo nombre no fue inscrito en el diario de sesiones,(!?) gritó con el puño levantado: No ha de quedar ni un solo cura ni un solo fraile

Arturo Alvarez Buylla :
Explicando su voto contra el derecho de voto para las mujeres: He votado contra porque creía que conceder el voto a las mujeres, lo digo sinceramente, era dar un arma contra la republica y, como quiero defender la republica, he votado no. Está claro que perdiendo esta votación se ha dado una puñalada a la republica como ya lo ha dicho un hombre eminente de este parlamento que pertenece a vuestros bancos (fuertes rumores). Pero contra esta puñalada, nosotros tenemos un remedio. El peligro del voto de las mujeres está en los confesionarios y en la iglesia: al dispersar las congregaciones religiosas hemos evitado el peligro de la votación de hoy. Y ustedes, deberían tener en cuenta que, con la votación de hoy habéis pegado fuego a la mecha

El Partido Comunista compartía plenamente esta idea, y en su manifiesto de febrero de 1936 insistió en "la atención especial que debía prestarse a las mujeres" porque la Iglesia y sus siervos continuan de conquistar mujeres a su causa. Y en eso estamos detrás. Es necesario ahorrar el tiempo perdido organizando rápidamente la distribución de literatura, encuentros y creaciones de organizaciones de mujeres. La mujeres, camaradas, son más de la mitad del voto!)

Fernando de los Ríos Urruti Socialista
Considerado una de las figuras más relevantes de la república,
Su discurso duró varias horas y casi es imposible de transcribirlo aquí. Sin embargo, se pueden explicar dos hechos que lo habían chocado y que contaba muchas veces.
Si el uno es intolerable, el otro más bien es anecdótico, pero por lo visto, importante para el:

Los cementerios españoles en esa época estaban divididos en dos partes. La una el cementerio civil y la otra el cementerio católico. Para el entierro de su suegro, F. de los Ríos tuvo que ir a pedir la llave del cementerio civil a un cura que las detenía. Ese cura tuvo un comportamiento profundamente indigno de la parte de un sacerdote y se la negó. Entonces se tuvo que pasar el ataúd por encima de la tapia provocando un desplazamiento macabro del cuerpo y un profundo resentimiento justificado de parte de la familia.
El segundo pude provocar la risa, pero Fernando de los Ríos no lo tomó así. Una hermana de la Caridad que iba pidiendo limosna para los pobres llamó sin saberlo a su puerta. Al verlo retrocedió de varios pasos asustada y se escapó corriendo como si hubiese visto el mismísimo diablo.

Se podría pensar que estos hechos no pudieran hacer mella en una persona tan inteligente, sin embargo, la primera parte de su discurso dejó entrever lo contrario: -"Aporto asimismo el sereno dolor que representa en España el haber vivido siempre dentro del grupo minoritario que ha sufrido en la carne de su espíritu la persecución"-
Unas palabras sabiamente estudiadas para dejar ver su dolor y su rencor sin que lo pareciera y dichas de una forma extremadamente moderada.

Hablando del cardinal Segura que ya había sido expulsado de España : Digo, un triunfo para la República y por España porque ese sector, que es más político que religioso y es el nido al interior de la idea religiosa de una belicosidad política, está vencido, Y lo está por la expresa declaración de la justificación de nuestra conducta, Esta comisión, sin que el gobierno le haya dado una orientación, tiene plena autonomía moral para decidir cuál va a ser la situación del Estado frente a la Iglesia.
El Estado pide acciones al hombre, acciones que servirán a tejer la conducta de la comunidad, pero el Estado no puede pedir al hombre ni emociones, ni sentimientos, ni creencias y sin embargo es en el reino de la emoción, de los sentimientos y de las creencias que viven la fe y la confesión, Es por esta razón, ante el umbral de la fe, de la creencia, de la emoción, del sentimiento, el Estado, no es que no pueda, es que debe mantenerse alejado y neutro, Es decir que el Estado tiene que ser aconfesional.

Escuchando estos argumentos se podía pensar que estaba a favor de la separacion de la Iglesia del Estado. Pronto se veria que no era así. Para eso, había que saber qué era para él, Fernando de los Rios, un Estado aconfesional. Su discurso que durará horas, pasará por la necesidad de mantener la religión bajo el mando del Estado; a demostrar que no había justificación para que el Estado apoyara de una cualquier manera financieramente a la Iglesia, ya que, en su opinión, los bienes incautados( a la Iglesia) por las leyes de " desamortizaciones"" en el siglo XIX habían sido suficientemente amortizados. Luego comenzó a demoler el estatuto de la Corporación de Derecho Público que Enrique Ramos, miembro de la comisión, había propuesto dar a la Iglesia. Por último, dijo, sólo había una cuestión que debía debatirse: la de si se daba, o no, a las congregaciones religiosas el derecho a adquirir y poseer bienes y hasta tener algún derecho. Esta libertad, que había sido abolida desde una ley de 1820, pero más o menos bien aplicada a lo largo del siglo XIX, era difícil de explicar a los ojos del mundo por un Estado "democrático", pero privar a toda la población de sus derechos más básicos y, en particular, de sus derechos civiles aparentemente no le planteaba ningún problema ético.
A pesar de todo tuvo que reconocer: "-En medio de ellas [instituciones religiosas] están igualmente las hermanas de la Caridad que los hermanos San Juan de Dios que frente a ellas toda divergencia dogmática desaparece para no ver mas que un testimonio de la abnegación que una alma llena de fe es capaz (aplausos en la sala saliendo de casi todas partes)

Gil Robles Derecha CEDA(Presentado por las diferentes izquierdas como un hombre de extremo-derecha peligrosísimo)

Probando de defender los derechos de las congregaciones religiosas: -" La disolución de las órdenes religiosas y la nacionalización de sus bienes es contraria a la esencia de la libertad individual, contraria al derecho de asociación, contraria al principio de igualdad. Los votos que pronuncian -y que queréis prohibir- no serán jamás otra cosa que un acto administrativo de la propia persona que, por solo concernir un acto de conciencia que se mueve en el espíritu del individuo, es inmune a toda injerencia del Estado.
A propósito de los establecimientos administrados por religiosos o religiosas
Les invitaría también a que fueran a visitar todos esos establecimientos, los cuales en la mayoría de los casos el Estado no ha conseguido llegar (Un diputado no identificado en sala : Ya llegará) Gil Robles -"Si llega"-!
Entendemos que este proyecto institucional tal como está redactado es un proyecto de persecución religiosa y por consiguiente no lo podemos aceptar en esas condiciones. Expresándome así sabéis que no hablo en mi nombre propio, hablo en el nombre de millones de españoles que piensan como yo (Pérez Madrigal en la sala: -" ¿y nosotros, quien representamos nosotros? ¿dónde están esos diputados católicos?)
El presidente a Pérez Madrigal: -"Usted hablará cuando tenga la palabra"-.

Gil Robles de nuevo- Señorías, nosotros no podemos aceptar este proyecto de constitución y afirmamos que, al interior de la legalidad, sin violencias, sin recurrir a la fuerza, sin guerra que nuestra doctrina nos prohíbe, declararemos hostilidad a este proyecto de constitución en la hipótesis en que sea aprobada una medida persecutora, tanto en el texto constitucional, como potencialmente para el porvenir; que, si se aprobara un texto de esta naturaleza, por nuestra parte declararíamos abierto un nuevo período constituyente. (Chillidos, aullidos en la sala) Cuando al fin se terminan Gil Robles prosigue –"que, en la legalidad, repito, nos declararíamos por un nuevo periodo constituyente cuya duración no nos asustaría (Varios diputados en la sala "y a nosotros tampoco"-
No es señorías, que la persecución por lo que pueda tener de ataques contra la iglesia, me asuste. No os extrañe que diga, porque el ministro de Justicia lo ha dicho antes que yo, que estas medidas de persecución sean, en cierto modo beneficiosas, porque hasta en la iglesia que es una institución divina, está en este mundo y se compone de seres humanos y participa a sus imperfecciones de la misma manera que el polvo llega a aferrarse incluso en los muebles más finos esta persecución servirá para purificarnos. ¿Llegan las persecuciones? Poco importa, para mí, señores, esto es eterno, esto no puede morir. ¡Purificadnos con vuestra persecución, pero el triunfo es nuestro!
Esta mañana hablaba con el señor Alomar, del cual nos separan tantos abismos, pero nos acerca un profundo sentido espiritual, y le decía que, para mí, la norma política suprema es aquella que le han llenado los ojos de lagrimas y que a mi me tranquiliza, es que, por encima de todas estas luchas, llegará el momento del amor porque yo os expongo todo lo que leo todos días en el Evangelio: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os persiguen y os calumnian y seréis los hijos de Dios. Lucharé contra vosotros en las grandes batallas por mis ideales, pero siempre tendré la comprensión suficiente para no ver más que unos hermanos en vosotros. (Aplausos)
Molina Nieto
Molina Nieto : Podrán hacer una España republicana, pero van a fracasar si intentan hacer una España anticatólica

Santiago Rodríguez Piñero :
Hay comunidades de beneficencia que deben seguir en España por la razón que os voy a decir: ¿Hay algo que pueda substituirlos? No, no lo tenemos. Cuando lo tengamos podremos proceder a su dispersión, pero no por el momento.

Luis de Tapia
Comentando el discurso del ministro de la justicia:
Yo, que estoy lejos de los extremos, (¿?!!) considero que, incluyendo la Iglesia en una ley común de las asociaciones, se tenia que proceder con precaución, porque yo no creo que la Iglesia sea una asociación como otra cualquiera, sino que es peor que las otras. Sometiéndola a la ley sobre las asociaciones, la prudencia es necesaria y habria que comprobar si todos los objetivos que utiliza en la enseñanza son lícitos y, en competencia industrial, si todo eso no puede ser perjudicial para el Estado.
Porque, incluso respetando las de carácter benéfico, servirían de un funesto precedente a todas aquellas que queriendo infiltrarse tomarían una modalidad parecida y, con el tiempo, el resultado sería que habían venido tantas congregaciones dispuestas a hacer el bien, terminarían malamente con nosotros.
No hay que hacer concesiones mínimas, máximas para nosotros. El resultado sería que la Iglesia se fortalecería espiritualmente, y fortaleciéndose espiritualmente, siendo independiente del Estado y disponiendo ella misma de los poderosos medios que tiene, también lo estaría materialmente; Los subsidios del clero continuarían de ser distribuidos durante siete años; es decir: Iglesia fuerte y clero pagado, perdurarían las asociaciones religiosas de caridad y bajo sus sombras acudirían las otras asociaciones de manera que llegaríamos a una situación muy poco distante de la existente. ¿Y que efecto produciría esto en el pueblo?

Podemos ver que Luis de Tapia se ha completamente identificado al “Estado” y si escuchamos su discurso hasta el final, para él, el Estado es su gobierno, del que excluye todos los que no piensan como él y que considera como enemigos.

Luis de Tapia prosigue: ¿Qué habrían conseguido con eso? Tal vez hubieran desactivado una guerra civil, pero tal vez hubieran desencadenado una revolución, porque muchos piensan en la mayoría católica del país, que yo creo, si, que es la mayoría, aunque no parezca muy católica (Risas) pero habrían abandonado un poco la minoría anticlerical. Nos habrían dejado al margen. A lo que veo se preocupan mas de desarmar una montaña y quizás estén armando la calle, y sería triste que teniendo nosotros el poder estemos en la obligación, no para castigar a nuestros enemigos, sino para reprimir nuestros amigos y teniendo que emplear contra afines, la fuerza que no habíamos querido emplear contra los adversarios. (Aplausos en la sala)

Luis de Tapia, de una familia muy modesta, había hecho sus estudios en los escolapios y debía su situación a esos religiosos. No comment !

Alvaro de Albornoz

Notaremos tres partes en su discuro: moderado y que se va endureciendo a medida que se va exaltando.
Al principio de su discurso: -Yo diría a los elementos católicos que sería incapaz, ni en el poder, ni fuera del poder de perseguir estos elementos
En su discurso -Nuestro Nákens ha hecho el comentario siguiente: ¡La Iglesia esclava en un Estado soberano! Yo, que soy un hombre de derecho, no comparto esta opinión extrema de nuestro escritor republicano, pero digo si a que, en la ley común, sea necesario implantar las garantías necesarias para que la Iglesia limitándose a obrar al interior de su esfera propia y normal, no invada ni la vida política ni la vida social en las cuales el Estado no puede permitir las injerencias extranjeras y aun menos injerencias con carácter perturbador (!?)

Cerca del final de su discurso: -Vamos a separar la iglesia del Estado, pero yo os digo, ¿y de la enseñanza que van a hacer? ¿Van a separar la Iglesia del estado dejándole la enseñanza? Sobre este punto, y sin perjuicio de que esta materia sea tratada por una voz más autorizada en nombre de esta minoría, lo que le interesa (a esta minoría) en este momento es hacer las tres manifestaciones siguientes:
Primero, la enseñanza, señores diputados, es una función que el Estado no puede ni eludir ni declinar. Segundo, la libertad de enseñanza no es y no lo ha sido, históricamente un principio liberal. Condorcet, el gran pedagogo de la revolución, proclama el derecho de cada uno de enseñar sus doctrinas, pero el derecho de enseñar verdades, no de enseñar dogmas y Mirabeau el gran político de la revolución preconiza un sistema de instrucción publica a formar una conciencia nacional, prohibiendo la enseñanza a todas corporaciones representativas de intereses particulares. La bandera de la libertad de enseñanza, conviene decirlo aquí, en estos momentos, señores diputados, no es otra cosa que una bandera clerical.

A medida que Álvaro de Albornoz iba hablando, su tono de voz cambiaba. De suave y moderado, al principio, iba subiendo. Parecía emborracharse con sus propias palabras. Terminó gritando, en apoteosis

Que no vengan a oponerme el pobre cura de pueblo, perdido allá en las montañas que apenas puede comer con lo que le da es Estado y que lleva una vida miserable. – Que reparta la Iglesia sus riquezas equitativamente, y no tendrá que venir a pedir limosna para su pobre cura de pueblo, esta limosna que no es limosna sino justicia debe de ser repartida por los príncipes de la Iglesia que, con su opulencia insultan la miseria del pueblo.
Grandísimos aplausos en las cortes.

Álvaro de Albornoz prosiguió completamente frenético, enardecido por su propio discurso. La moderación del principio había desaparecido. Termino pidiendo la expulsión de los jesuitas, “liados a los grandes accionarios de los bancos”; “a los grandes editores de diarios reaccionarios” incompatibles con la revolución española y la de los dominicanos responsables, según él, de la rebelión Tagala

Enrique Ramos.
Enrique Ramos era el autor de la Introducción y del artículo sobre la corporación de derecho publico destinado a la iglesia. Este articulo había sido completamente demolido por Domingo de los Ríos y aunque eran del mismo partido, aparentemente seguía muy ulcerado:
-El señor ministro de la Justicia ha atacado con tanto brío y tanta vehemencia el artículo sobre la Corporación de Derecho Público que me veo en la obligación de defenderlo. Después de las palabras ardientes del señor ministro de la Justicia, este articulo parece un peligroso artefacto, lleno de gases nocivos y sustancias explosivas que podrían atentar contra la vida y la subsistencia de la República y, estas palabras dichas por quien tiene una si alta y merecida autoridad como profesor y como político, han dejado una especial impresión en la Cámara. Sin embargo, conviene que todas las personas que tengan la mas alta autoridad en la materia, contribuyan a su esclarecimiento. No se trata de una maquina infernal. Si les digo, señorías, que el más modesto sindicato regadores es una corporación de Derecho Público ya la mirarías con menos agresividad. El más humilde ayuntamiento de un pueblo es una corporación de Derecho Publico. Es por esta razón que voy a seguir estudiando este concepto porque me gustaría provocar en el propio señor ministro de la Justicia y en otras personas de la mas alta autoridad jurídica, una explicación más contundente que la que el señor de los Ríos hizo ayer al sobrevolarla.
Os diría.............. (faltan unas palabras) que, si la Iglesia llega a merecer la cualificación de corporación de derecho Público, solo recibiría las atribuciones que el Estado quisiera darle y como es el Estado que, uniteralmente, por un estatuto o por una ley -llamémoslo como queramos- trazará los derechos y las obligaciones de la Iglesia, será el Estado que le marcará hasta qué punto esta forma de autonomía le es concedida. Técnicamente no he encontrado otras fórmulas para que la Iglesia quede sometida al Estado.

 

La definición del fascismo : politica impuesta al pueblo por la fuerza.
Después de la lectura de las discusiones de los diputados en las Cortes, no hacen falta los comentarios.









 

 

si quieres haz clic en la imagen

 

 

1234 5 • 678 << PrincipalSiguiente>>