Si tu también te has sentado en la silla, has pensado y quieres compartirlo, mandamelo. Sin embargo me reservo el derecho de publicarlo

Cataluña
El comunismo .
Por qué ?
Condicionamiento a la violencia ?

LA SILLA PARA PENSAR

CATALUÑA Y LOS INDEPENDENTISTAS

Benoît Pellistrandi es historiador, profesor de kanes, ex director de estudios de la Casa de Velázquez, autor de "El Laberinto catalán" y de Historia de España

El historiador Pellistrandi escribe una terrible requisitoria contra los independistas catalanes que han hundido España en una terrible crisis. Crisis de la que será difícil de salir. Empieza:

-"queridos estudiantes, olvidar Erasmus en Barcelona. La hermosa lengua que habéis aprendido en la escuela –la lengua española hablada en la península ibérica y en toda la América latina, o sea más de 400 millones de personas- está prohibida en las universidades catalanas. Tendréis que elegir un curso de inglés sin temperamento, que suena como un esperanto. En ninguna parte encontrareis una película en español en los cines y si hacéis una pregunta en la lengua de Cervantes os miraran con mala cara. Si utilizáis esta expresión: "la lengua de Cervantes" os arriesgáis a una peligrosa reacción. Se os acusará de hispanizar un autor que los catalanes independistas claman que era catalán y que los castellanos les han robado. Una alucinación parecida a las que cegaban al buen Don Quijote"-
En ese estado está España. Tiene que hacer frente al movimiento más obtuso del continente europeo que cuenta con unos cuantos en estos tiempos. Los catalanes son mucho más sectarios que los son los ingleses del "Brexit" con la diferencia que ellos han ganado el referéndum respetando las reglas, o los italianos de la Liga que desprecian a los del Sur del país, pero que no piden la secesión.

Pellistrandi dice que lo que intentan los independistas es un golpe peligrosísimo igual para España, que para ellos. Sola, Cataluña ya no es nada, ni culturalmente ni económicamente y serian Valencia y Aragón que recuperarían el flujo de las mercancías. Unidos a España los catalanes seguirían siendo el hierro de lanza con un territorio de excepción.
El autor no le quita nada a Cataluña que se señala por una lengua curiosa à mitad de camino del francés y del español. Y por un dinamismo que le viene de su posición de apertura al mediterráneo, pero de ahí à transformar una singularidad en proyecto nacional hay un paso demasiado grande para ella. Cataluña no se subió en el tren de los particularismos del siglo XIX y lo hace hoy a contratiempo. Y precisamente se puede estar sorprendido de este estado. Todo había empezado bien ya que los españoles celebraron unánimemente el éxito de los juegos olímpicos de Barcelona que celebraba una nueva cultura política nacida de su oposición al franquismo y que había ido madurando durante 37 años. También habían tenido tiempo de sacar lecciones de los desastres de la segunda república. Cuando se redactó la constitución se pensó que la democracia española sería descentralizada o no sería. De hecho jamás ninguna constitución había cedido tanto a las regiones. El nuevo compromiso institucional acordó a las autonomías no solo el completo dominio de los impuestos sobre la renta, pero también sobre los derechos de sucesiones y sobre todo la enseñanza.
Bajo la presión de los vascos y los catalanes los constituyentes cedieron, pero cediendo a la lengua y la cultura abrieron una brecha en un edificio apenas consolidado.
La España democrática de 1978 abandonó a las comunidades autónomas, por medio de la enseñanza, el modo de presentarla. En tres decenas los catalanes han manipulado unas cuantas generaciones de alumnos. La deformación de la Historia en Cataluña ha llegado hasta un punto que tiene que preocupar a cualquier persona que sea demócrata.

Poco a poco los catalanes han presentado el estado español como un poder extranjero. Lo han acusado de ser la siniestra reencarnación del franquismo. Tampoco esconden mucho la repulsa que sienten hacia los migrantes del interior o sea alrededor de un millón de andaluces. En 2012, el presidente de la región se autorizó a decir unas frases de las que sacamos un extracto: Los españoles son serpientes, víboras, hienas. Son animales, con forma humana sin embargo, que saborean un odio brillante. Un odio indignado, nauseabundo como una dentadura postiza podrida, contra todo que representa la lengua catalana (El Mon 19 de diciembre de 2012)

Cuando un político catalán profiere una invectiva deja tras él un silencio culpable, como si tuviera todos los derechos. Sin embargo, los escándalos de corrupción recientes han destruido el mito de un clima moral superior al del resto de España. Estos sacan a la luz que, al contrario la difusión del catalanismo descansa sobre la corrupción y el clientelismo.

Todo este odio se podía haber evitado, pero el azar de los calendarios ha tenido una gran importancia. Benoît Pellistrandi nos muestra como los dos grandes partidos españoles han necesitado siempre –o casi siempre- los diputados catalanes para obtener las mayorías. En posición de chantaje éstos se han lanzado en una escalada nacionalista mortífera
Sin embargo, y a pesar de este largo trabajo de catalanización, los independentistas no han logrado sumar más de 47 % de votos en un escrutinio ilegal y sospechoso. Pellistrandi admite que este medio fracaso no ha solucionado nada. El odio sigue siendo igual o más vivo en la base fanatizada de los militantes independentistas.
Otra consecuencia de este odio reciproco es la emergencia de Vox. Un nuevo partido de la derecha más dura que cristaliza la saturación que suscita la crisis catalana.

Nota de la redacción:
Los partidos, como dice el autor de este artículo, siempre han necesitado el apoyo de los partidos catalanes para gobernar. Practicando un chantaje apenas disimulado han ido sacando casi todo lo que han querido. Previendo el separatismo a más o menos largo plazo, han ido invirtiendo esas ventajas en el largo plazo. En las infraestructuras: autopistas, red de carreteras, hospitales, aeropuertos, puertos etc. El automovilista se dará cuenta enseguida de la cantidad de autopistas, autovías y del estado de la carreteras. Comparando todo esto al de otras autonomías se verá fácilmente la diferencia.
¿Cómo puede evolucionar esta situación? No hace falta ser un profeta: Bastará que los independistas esperen unos años. Cuando los niños adoctrinados desde la guardería, fanatizados a lo largo de sus estudios, y sobre todo en la adolescencia, lleguen a mayores y que los abuelos, sean andaluces, extremeños o de cualquier sitio, se vayan muriendo, se alcanzará una mayoría de cien por cien. Los pobres niños adoctrinados por los yihadistas son aún más fanáticos que sus instructores. Los niños escolarizados en Cataluña son más catalanistas que los propios catalanes de raíz.
¿Cuál será el final de toda esta crisis? Fatalmente en una guerra civil. Esta guerra es ineluctable. El resto de España está cada vez más harto de este malestar provocado desde hace años por los independentistas y bastará una chispa para provocarla. ¡Algunos tendrían que ir pensando en estas graves consecuencias!

EL COMUNISMO.
Para un creyente cristiano es más fácil comprender que todavía queden "creyentes" comunistas. Los horrores que este régimen provocó no les impiden creer que todavía es el mejor para defender al trabajador.
¿Sin embargo qué queda de este período espantoso? ¿Qué queda de Lenin ? ¿Y de Trotski, que acabo asesinado por un agente de Stalin? ¿Y del golpe de Estado de 1917? ¿Y de Stalin? Para el ciudadano lambda, solo queda una mezcla de recuerdos lejanos y confusos y de otros más recientes como cuando se le habló de todos estos millones de muertos, de la dictadura que sufrían los alemanes del Este o de la caída del muro de Berlín.
Pero, pocas personas miden la inmensidad del horror. Que diferencia, en efecto, entre diez y cien millones de muertos. Nos escandalizamos más por un atentado que causó la muerte de un centenar de personas que los seis millones de personas que murieron de hambre porque Stalin no los quiso abastecer en alimentos en Ucrania; o los 19 millones asesinados por el régimen de Mao. ¡O los más de cien millones de víctimas del comunismo!
En los países donde se les impuso a los pueblos después de ser "liberados" por la URSS, los dirigentes cayeron uno tras otro. Ya no estaban protegidos por su hermano mayor. Tomemos el ejemplo de Ceausescu en Rumanía, elogiado algunos años antes por todos los simpatizantes europeos por su política y que terminó asesinado por su propio pueblo. O Jaruzelski en Polonia, expulsado del poder por un obrero electricista.
Pero todavía quedan algunos países que se claman al comunismo para sentar mejor su propia dictadura "dinástica". Tenemos a Cuba y sus países satélites, o Corea del Norte. ¿Y China? China con su régimen no muy bien definido y que se ha convertido en una inmensa potencia mercantil y ultra conquistadora.
Nosotros mismos no podemos asimilar plenamente la magnitud del desastre. Pero el creyente comunista dice y dirá siempre: "¡Todo esto es propaganda, calumnias" y seguirá creyendo que el comunismo sólo quiere su bien y que en él vivirá feliz y en plena libertad! Tenemos un ejemplo en España.

Por qué ?

¿Por qué desde los años 1980, los partidos que pretendían defender las clases populares están cambiando y van acogiendo las categorías privilegiadas? A contrario, desde los años 1990, las clases populares van abandonando estos partidos. ¿Por qué?
Los partidos socialistas del mundo entero siempre han intentado seducir los intelectuales. Poco a poco y "gracias" a la Enseñanza han conseguido que se incorpore en sus filas un fuerte porcentaje de ejecutivos y diplomados de estudios superiores. Todos convencidos que tienen el derecho y hasta el deber de dominar al "pueblo" e imponerle sus puntos de vista y criterios de lo que ha de ser una sociedad dominada por ellos.
Pretenden que hay actualmente dos mundos con, de un lado, el viejo (industria, agricultura, servicios) y el nuevo con sus nuevas tecnologías, la banca y las "avanzadas societales". Un mundo arcaico y cerrado compuesto de no diplomados destinado al olvido y, del otro, un mundo abierto y moderno compuesto de diplomados y nuevos ricos.
Los discursos siguen siendo los mismos siempre acariciando el "pueblo" en el mismo sentido de lo que este quiere oir, pero cada vez son menos convincentes o el dicho "pueblo" se cansa del vacio que representan
El mejor ejemplo es la forma de pensar de Hillary Clinton cuando trató los electores de Trump de un montón de gente miserable. O el desprecio a penas disimulado de las élites socialistas hacia la "plebe de las periferias". Esto es la consecuencia de esta categoria de sociedad.
Pasa lo mismo con los nuevos capitalistas que, aparte alguna excepción, apoyan a los socialistas.
Este "nuevo mundo" y su forma de pensar añade las religiones al "viejo mundo". El catolicismo, que cumula la antigüedad y la moral, se ha convertido en el blanco de estas nuevas élites que tiran sobre él con todo lo que les cae a mano.
El estatuto del perdedor en la visión "progresista" es aquel de un individuo que no ha sabido aprovechar su suerte cuando la tenía a mano o el que ha opuesto resistencia a los cambios. O sea el estatuto del inútil que no merece participar a este nuevo mundo de la gente que gana.
Si los partidos populistas ganan terreno en muchos países es una consecuencia de esta transformación de la izquierda. Trump ha sabido tener en cuenta esta realidad. El partido republicano en los Estados-Unidos pensaba que las elecciones se tenían que llevar en un combate intelectual. La élite contra la plebe.
Trump había comprendido que había que re-invertir en la industria y la economía e interesar al "viejo mundo"
La izquierda ha perdido una parte importante de sus electores en la clase obrera, las clases medias, los autónomos y los "conservadores" o sea las categorías de gente que la izquierda ya ha mandado a los contenedores del pasado.
Los tiempos cambian.


condicionamiento a la violencia.
En los libros de Primo Levi "Si es un hombre" y de Stanley Milgram "Sumisión a la autoridad" pueden encontrarse las siguientes conclusiones:
Primo Levi: "los verdugos son individuos del mismo género que los demás pero sus actos son el producto de alguna forma de educación. Son la herramienta de una política de terror ejercida por la fuerza. Pero también son las primeras víctimas"
Stanley Milgram: "ciudadanos ordinarios, carentes de cualquier hostilidad pueden, en el cumplimiento de sus tareas, convertirse en agentes de un atroz proceso de destrucción... Si la autoridad les manda de actuar en contra de las normas fundamentales de la moralidad, raros son aquellos que tienen suficientes recursos para resistirle"
Milgram sacaba estas conclusiones popularizadas en el libro I como Icare donde sus investigaciones trataban de comprender cómo se comporta una persona cuando una autoridad "legítima" le pide actuar contra una tercera persona.
Hay citaciones de las torturas que infligieron los americanos en Corea después de la guerra; de los alemanes a los judíos, los franceses en Argelia y, más recientemente, los americanos en presuntos miembros de Al-Qaida. Cada vez los verdugos están convencidos de la legitimidad de sus acciones e incluso de cumplir con su deber.
"Otra citación de Milgram: por muy amplia mayoría, la gente hace lo que se le manda hacer ocultándose a ella misma la naturaleza del acto prescrito y sin estar refrenada por su conciencia cuando la orden parece provenir de una autoridad legítima".
Para el psicólogo, en esta situación muy pocos de entre nosotros somos capaces de resistir. Somos corderitos obedientes, perdiendo el sentido de la responsabilidad personal. Las instituciones militares son sin duda el lugar donde la pertenencia a un grupo, la adhesión a los objetivos y la ideología son factores que borran la individualidad y causan más fácilmente la despersonalización.

En Francia durante la guerra de Vendée (en la revolución de 1789), el General Westermann escribió: ¡Ya no hay Vendée! Murió bajo nuestra espada libre, con sus mujeres y sus hijos. Acabo de enterrarla en los pantanos y los bosques de Savenay siguiendo las órdenes que me disteis, he aplastado a los niños con las herraduras de mis caballos, he masacrado a las mujeres que, así al menos, no parirán más bandidos. No tengo ningún prisionero a reprocharme, los he exterminado todos. Un jefe de estos bandidos llamado Designy fue asesinado por uno de mis soldados. Mis Húsares llevan todos jirones de sus banderas en la cola de sus caballos. Los caminos están sembrados de cadáveres. Hay tantos que en algunos sitios forman pirámides. En Savenay, fusilamos sin cesar a los bandidos que pretenden rendirse!
Esto ocurrió en Francia, y los que habían dado las órdenes eran Robespierre, Saint-just y todos los miembros de la Comité público de seguridad. Franceses asesinaron 170 000 franceses sin ningún remordimiento de conciencia.

Añadiremos dos cosas:
1. El General Westermann hasta la revolución era un ciudadano como otro cualquiera, ni peor ni mejor.
2. La Historia ha hecho unos héroes de los revolucionarios que mataron y guillotinaron a tantísima gente y de los vendeanos, (los bandidos) fervientes católicos, unos reaccionarios que no aceptaron que se les prohibiera la religión.
;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;


migrantes entrando en Italia

Puede Europa acoger dignamente toda la miseria del mundo ?

 

_

si quieres haz clic en la imagen

 


 

1234 5 • 6 78 << PrincipalSiguiente