ALFAJARIN. Los muertos en alfajarin




























Canciones (rojos)









parte clara : rojos
obscura nacionales julio1936

Septiembre 1936
parte clara "rojos"
parte osbcura "nacionales

Septiembre 1937. Los nacionales
ganan terreno

Julio 1938. los nacionales llegan
al mar y cortan la Républica en dos partes

Cataluña cae también en febrero 1939


LOS MUERTOS EN ALFAJARIN


Según Hugh Thomas, el historiador inglés más citado y del cual casi todas enciclopedias se inspiran, los "rojos" mataron a 85.940 personas y los nacionales 40 000. Estos números corresponden a muertos fuera de los combates en los frentes y que podríamos llamar asesinados fríamente.
Estas cifras varían según los autores. THOMAS, a los 40.000 asesinatos de parte de los "nacionales" añade 192 000 fusilados en la represión de la post-guerra. Estos 192 000, PÍO MOA los convierte en 20 500.
El libro reciente de BARTOLOMÉ BENASSAR profesor de historia en Toulouse e historiador muy conocido, dice que se han hecho listas nominativas y estas sitúan el número de asesinatos de parte de los rojos a alrededor de 70 000.
Diego Masip Ariso me escribe de Alfajarín diciéndome que estudios recientes dan 50 000 muertos de parte de los rojos y 150 000 de parte de los nacionales. Le he confesado no saber a qué atenerme.
Quizás la mejor solución es ponerlos todos. También puedo añadir que poco después de la guerra, los nacionales dijeron que los rojos habían asesinado 430 000 personas y los rojos dijeron que los nacionales habían matado 750 000. ¡Difícil con todo esto saber quién dice la Verdad!
En Alfajarín casi todas personas asesinadas lo fueron por los tomaron partido por los nacionales y que aprovecharon la guerra para saciar su sed de venganza o satisfacer sus más bajos instintos.
En el pueblo, 68 hombres, mujeres o adolescentes iban a ser fusilados por los "franquistas", 3 por los rojos y hubo varios muertos en diferentes frentes.
¿Fue Alfajarín un caso único en España? ¿El número de muertos comparado con el de los habitantes estableció un record en el país? No lo creo, pero sí que fue muy alto. ¿Por qué? Los comentarios que he oído toda mi vida decían que los "fascistas" (del pueblo) mataron por matar, porque eran "malos", porque eran unos asesinos. Creo que esta manera de ver es demasiado simplificadora. Además de todo el odio acumulado, el desencadenamiento de pasiones, creo que hubo sobre todo miedo y ese miedo tenía varias fuentes.
La primera la de ser atacado por cualquiera de esos "enemigos" que podían salir de cualquier esquina, de cualquier sitio, de día o por la noche. El vecino de antes, se había convertido los años pasados en adversario y ahora era un enemigo y en tiempos de guerra el hombre se convierte rápidamente en una fiera.
La segunda razón de miedo era la situación nacional:
De las tres columnas que habían salido de Barcelona para defender Aragón el 24 de julio, a la una la mandaba Antonio Ortiz, otra, constituida principalmente de milicianos del POUM, se llamó la columna Francisco Ascaso. Buenaventura Durruti, asistido del comandante Pérez Farras, tomó el mando de la tercera con intención de "libertar" Zaragoza.
Los historiadores ponen en paralelo los horrores cometidos por las tropas franquistas (y en particular "los moros" que tenían la costumbre de practicar la emasculación de sus víctimas) y los de los milicianos de Durruti. A su paso esta columna y la "Francisco Ascaso" fueron sembrando el terror y la desolación.
Cojamos algunos ejemplos: En Lérida, en la noche del 25 al 26 de Julio (1936) fueron asesinados sin ningún tipo de juicio 26 guardias civiles, 1 cura y 14 seminaristas. En esta misma capital desde el 24 de julio hasta el 25 de agosto hubo 260 asesinatos. Cada mañana un camión pasaba por las calles para recoger los cadáveres de la gente asesinada por la noche. A pesar de la oposición de los leridanos, Durruti personalmente dio la orden de destruir la hermosa catedral romano-gótica.

Foto tomada en Lérida. Autor desconocido.
La filosofía barata podría decir: El dolor no es de derechas ni de izquierdas. Sin embargo se puede decir sin miedo de equivocarse que este muerto era de derechas. ¿Por qué? Porque llevaba corbata y este hecho era suficiente.
Las dos columnas de "liberación de los campesinos" continuaron sus carnicerías tal como lo hubiera hecho Atila. Los primeros días, 700 personas fueron asesinadas entre ellos 22 alcaldes, 68 concejales, 11 secretarios de ayuntamiento, 11 jueces municipales. 70 curas que llevaban prisioneros a Barcelona, fueron interceptados y asesinados por los milicianos. A Barbastro fue una verdadera masacre: entre otros fueron fusilados, la mayor parte después de haber sido torturados, un teólogo, 45 seminaristas de menos de 25 años, 6 frailes y numerosos anónimos, entre ellos un gitano porque era creyente.
Más de 3 000 personas murieron asesinados en Aragón en la zona roja. El criterio para elegirlas era siempre el mismo: curas, ricos labradores, terratenientes, pequeños propietarios, comerciantes, y, en general, todo lo que representaba una autoridad, pero también jornaleros a los cuales sus compañeros habían acusado de servilismo hacia sus "amos"
He leído un reportaje de un periodista ácrata sobre el avance de estas columnas. Decía tranquilamente y sin ningún remordimiento que a medida que avanzaban, iban eliminando todos los enemigos, los que podían serlo o.......los que les parecía que podían serlo!
Los "nacionales" por su parte habían adoptado la misma táctica: Como eran menos numerosos, para que los enemigos que se quedaban en la retaguardia no les atacaran por detrás, lo más sencillo era, o matarlos o aterrorizarlos de tal manera que no se atrevieran a hacer cualquier acto que les pusiera en peligro. Se dice que dejaban alguna de las personas asesinadas atadas a algún poste para que se mantuvieran de pie y allí estaban varios días sin que la familia se atreviera ir a buscarles.
¿Era esa la intención de los ricos de Alfajarín que tanta gente mandaron matar?
Precisamente ¿cuando se empezó a matar a la gente? Mis padres se fueron de Alfajarín el 4 o el 6 de diciembre de 1936 y creo que los fusilamientos se habían terminado pocos días antes. Por eso hay que deducir que empezaron poco después del 18 de julio del 36.
Me hubiera gustado saber algo más, para poder dar más detalles, pero por ahora nos tendremos que conformar.
Lo que oíamos contar, una y otra vez es que esta minoría (porque al fin y al cabo fueron una minoría) hacía comilonas en la comandancia con comida que mandaba ir a recoger en las casas de gente que ellos juzgaban de izquierdas. Lo mismo se hacía con la vajilla. Lo sé muy bien porque mandaban a los empleados municipales, que tenían que obedecer por miedo. Una vez bien comidos y sobre todo bien bebidos, cuando estaban borrachos, unos cuantos y en particular E…… S….. Hacían una lista de las personas que había que fusilar. Otro de los hermanos S……ponía su camión gratuitamente para hacer el transporte hasta el lugar del fusilamiento y hasta conducía el. De estos, los que más se oían nombrar eran: el del camino delante de el huerto Alita (frente a una balsa que hoy a desaparecido) y el de la noche de los 27.
En el lugar llamado el "huerto Alita" o también la" balsa" llevaron a 8 prisioneros y, bien sea porque no se atrevieron a matarles mirándoles a los ojos, para mejor divertirse, o también puede ser que aplicaban la "ley de fuga" les dijeron que se podían escapar. Cuando los pobres empezaron a correr en todas direcciones les tiraron por detrás. Mi madre contaba que uno se tiró en una "rasa" y el compañero que le seguía le cayó muerto encima. Como ya se hacía de noche, los asesinos les vieron llenos de sangre y les dieron por muertos. Cuando los otros se fueron, se levantó y se pasó al frente rojo en Primoral o los Agudos. Otro, herido, consiguió arrastrarse hasta el lavadero y murió allí.
¿Quiénes eran estas 8 personas? He conseguido saber que el que se salvo así se llamaba Laborda. (Según otro testimonio fueron cinco los que lograron salvarse). ¿Quién tiene razón? Espero saberlo un día.

la trágica noche de los 27 asesinados

Durante los años del franquismo no hubo ninguna señal que indicara donde estaban los fusilados de aquella trágica noche
El otro fusilamiento colectivo fue el de los 27. Veintisiete personas fueron fusiladas el mismo día en la pared del cementerio. El horror de tal hecho debió quedarse en todas memorias y se decía que entre ellas había una mujer embarazada y que cuando la echaron en la fosa común el crío aun se movía en el vientre.
Nunca se nombrada a las personas que tiraban. Se decía el nombre de los que mandaban matar, pero no el de los que apretaban del gatillo. En cambio en este de los 27 se citaba el apodo de un hombre el "Te......... "que tenía un cuñado entre las víctimas y que después estuvo enfermo durante muchos meses por el choque. Algunos decían por supuestos remordimientos de conciencia. Otro se desmayo cuando lo iban a obligar a matar al grupo donde estaba su propio cuñado.

Algunos nombres van a hacerse tristemente celebres:
E…… S….. Aquel a quien un grupo de gente había intentado incendiar su casa, va llevar a cabo una venganza espantosa. La gente lo culpaba, a él y sus hermanos como responsables de casi todos los muertos de Alfajarín. Fue principalmente él quién hacía las listas cuando estaba borracho. Años y años después la gente aun lo nombraba con horror. De él, yo tengo el recuerdo que llegaba siempre muy tarde a misa, iba a buscar con ostentación una silla delante de manera que toda gente lo mirase y se iba a sentar detrás.
T…. S…… hermano de E……, igualmente nombrado por los habitantes de Alfajarín como de los peores asesinos.
Em S....., el tercer hermano S….. Por lo que decía la gente fue menos malo que los otros dos, pero los seguía. Cuando lo conocí era juez municipal (¡! ¿?)
La opinión pública acusaba los tres hermanos de haber asesinado el pretendiente de la hermana. Este era médico, pero por lo que se ve de izquierdas y por este motivo mal visto por la familia. También se les acusaba de haberle obligado a masturbarse y luego haberle hecho tragar su semen antes de matarlo. Se encontró su cadáver en la acequia (en un campo de maíz, según otros) cuando normalmente tenía que haber estado en el monte donde había ido a cazar. He podido saber que se llamaba Gonzalo Romero Aparicio.
Estas acusaciones no tienen ningún fundamento real al que se pueda traer prueba alguna ya que nunca se encontró a sus asesinos y es imposible concebir que estos llegasen a contar lo que le habían hecho a su víctima. Sobraba con los hechos reales y probados para añadir suposiciones sin razón alguna.
También se contaba G.... P..... Que se había especializado en el cuidado de las mujeres obligadas a barrer las calles. Para humillarlas, se les forzaba a llevar el pelo raso. Y para mejor burlarse de ellas les obligaba a dejarse un mechón de pelo encima de la frente en el cual tenían que ponerse un lacito. El buen Gr... disfrutaba haciéndoles miedo con amenazas y burlas, pero el castigo vendría más tarde porque ya nunca pudo encontrar novia y se quedó soltero.
Lo mismo le pasó a su hermano D.... P…., aunque fuera un poco menos “malo” pagó las consecuencias de la misma manera que su hermano.
Existía un tercer hermano M....... P..... Que al parecer no tomó mucha parte en estos hechos.
J… C……… más conocido por su apodo, apodo que no puedo nombrar porque sería fácilmente reconocible, se decía de el que había sido muy malo, pero no se le reprochaba ningún hecho concreto. Moriría solo, abandonado de todos. Dos o tres personas asistieron a su entierro y casi por obligación.
F…. C…. se decía de él que había violado una mujer después que la hubieran fusilado en la torre el Bayo (situada entre Movera y la torre la Alfranca) ¿La había fusilado él? ¿Quién era la mujer asesinada? ¿Puede creerse semejante atrocidad? A esta persona le oí contar yo como le había explotado la cabeza a un miliciano de un culatazo porque iba a matar a su capitán por detrás en la batalla de Teruel
También se nombraba a gente por cosas de menos importancia como por ejemplo An…… S….. que mandó que le cortaran el pelo raso a una moza y hacerle barrer las calles porque esta no había querido bailar con él. En el pueblo decían –"le ha dado calabaza"- Y se vengó de la calabaza!
También se habla aun hoy de los dos médicos. Uno "bueno" Blas Alfranca Miguel, médico de los pobres y el otro "malo" el de los ricos, llamado Rupérez.
El almacén de mi abuelo Florencio Buería –que después pasaría a ser de Ángel Córdoba- sirvió mas tarde para albergar soldados italianos. Estos italianos según los libros no sabían ni cómo ni por qué estaban en España. El gobierno de Mussolini los había mandado allí y pensaban que ellos no tenían nada que ver en esta guerra entre españoles. Lo único que buscaban era pasárselo lo mejor posible. Es así, que se murmuraba que una mujer, después muy seria y muy honrada, la habían visto por la rendija de una ventana que daba a la calle Mayor, completamente desnuda en compañía de once italianos. Buena prueba que las guerras desencadenan rasgos de nuestros caracteres que llevamos bien escondidos en otros tiempos.
Los historiadores dicen que Franco ganó la guerra gracias a los italianos y los alemanes. De hecho el ejército italiano solo sufrió derrotas y acaso una medio victoria! En cambio, los requetés carlistas, muy creyentes y que se habían entrenado a la guerra a la vista de todos en las calles de Navarra, pero también en Italia, luchaban por un ideal. La palabra "cruzada" contra el comunismo y el ateísmo salió de Pamplona. He leído los recuerdos de un anarquista llamado Casanova que contaba (con admiración) como había participado a una batalla donde 300 navarros rodeados de 2 000 milicianos resistieron varios días rezando y cantando viva Cristo Rey hasta que se dieron cuenta que hombres que llegaban no eran de los suyos sino republicanos. Entonces intentaron una salida y murieron forzando la admiración de los que les mataban.

He oído contar que dos tabores de moros subieron por el barranco de la virgen para atacar el frente rojo. Al subir iban numerosos y cantando y bajaron pocos llevando sus muertos y heridos. Pero habían conseguido detener el avance de Durruti. El frente se estacionó allí y he leído que los nacionales dejaban las luces de Zaragoza encendidas toda la noche para hacerles ver que ellos lo tenían todo y ellos nada.
La gente de izquierdas acusaba los de derechas en general de malos o fascistas, sin distinción y, por mi parte había llegado, de una manera quizás inconsciente, a la conclusión de que de un lado estaban los malos y del otro los buenos. Desde pequeño no había oído otra versión, pero un día todo iba a cambiar:
Este día, yo había ido a “echar el jornal” para los hermanos Alcolea Estábamos José Pueyo García y yo, y calculo que tendríamos entre dieciséis y dieciocho años, pero no estoy muy seguro. Con nosotros estaba J…. M….. Un hombre que tenía aproximadamente la edad de mi padre. Estoy convencido que lo que nos contó cambió completamente mi manera de pensar para el resto de mi existencia.
Toda vida he guardado secreta esta conversación, convencido que estaba de detener un terrible secreto, hasta que, en el año 2004 otra persona me habló de ello con toda naturalidad. ¡No había secreto alguno! Este hombre había contado este hecho a muchísima gente.
¿Qué le pasó a este hombre? ¿Por qué contó semejante cosa a los dos adolescentes que éramos? ¿Estaría muy seguro que no corría ningún peligro? ¿Acaso eran los remordimientos de conciencia? Unas preguntas a las cuales no he encontrado respuesta, pero que importa! El resultado muy poco resumido, fue este: -"Un día cogimos a tres curas, les cortemos los cojones y se les metimos en la boca. Al final los quememos con unas cubiertas viejas"-.
No me acuerdo cual fue la reacción de José. Solo sé que hubo un silencio y al final yo pregunté: -"Pero…….¿qué habían hecho?

Y creo que la contestación fue aun más terrible que lo que acababa de contar: -"Nada- dijo- eran todos unos maricones, queríamos que se cagaran en Dios y –con un poco de admiración en la voz- ninguno de los tres quiso"-
Después tuvo una risa nerviosa, como si aun estuviera viendo la escena –" ¡Oye! ¡Y un año después aun no había salido ni una mata de hierba! Seguramente la grasa que se había metido en la tierra.
¿Quién era este hombre? ¿Un asesino ávido de sangre? ¿Un fanático político? ¿Una fiera sanguinaria? Nada de todo esto. Era un hombre tranquilo, poco bebedor, poco hablador. El buen padre de familia respetado de todos. ¿Cómo puede cambiar tanto una persona en tiempos de guerra?
Esta conversación la he meditado toda mi vida, y sobre todo esa respuesta: -"Nada! eran unos maricones, queríamos que se cagaran en Dios y ninguno de los tres quiso"-y todo el horror que esta palabras representan. Significaban que te podían matar solo porque pensabas de manera diferente a la de tus asesinos, porque creías en Dios o porque no creías. Significaba también que aquellos curas, a los que se les acusaba de hipócritas y de hacer lo contrario de lo que predicaban, se habían dejado mutilar y matar sin renunciar a su fe. Empecé a recordar lo que contaba mi madre mientras estuvieron en La Almolda: Los rojos habían cogido el hijo de una familia de "ricos" llamados Godina, que acumulaba las faltas porque era rico, católico, hacia seis días que era alcalde y además tenía una hermana monja en casa. (Esta se había tenido que salir de su convento por el odio que una parte de los españoles le tenía a la religión). Los "rojos" pues, lo habían cogido, le habían hecho cargarse un saco de trigo (70 Kilos) a la espalda y le obligaron a dar la vuelta al pueblo. Lo rodeaban con horcas y le habían dicho que si se caía o si no aguantaba, lo mataban a horcazos. El hombre por lo que ve, pudo dar la vuelta al pueblo sin flaquear porque no murió a horcazos,..... Pero lo fusilaron delante de una "pajera"

Cristóbal Godina Asín
F…… E…… otra persona de Alfajarín contaba como habían destrozado todos los santos y estatuas de la iglesia de Farlete a tiros. Decía –"Luego quisimos asar cordero con los trozos de una virgen y no nos lo pudimos comer de malo que estaba"- Y como me burlé y le dije –"¡castigo de Dios! "- dio una explicación más sencilla y seguramente más cierta que una venganza de Dios por destrozar la iglesia: -" Como estaba pintada, el olor de la pintura le dio un gusto muy malo al asado"-
También hubo dos muertos de Alfajarín asesinados por el otro bando. Gregorio Usón y Agustín Beltrán (el tío Conejo) subieron a recoger sus cosechas respectivas al monte y no volvieron porque fueron fusilados por los rojos. Todos los comentarios que he oído acerca de estas dos personas concuerdan. No eran de los “ricos”, no eran “malos”, no habían hecho nada malo. Al contrario se dice que eran unas bellísimas personas. Entonces ¿por qué? Si estos dos hombres subieron al monte, a pesar de saber que los rojos estaban allí, era porque pensaban que nadie podría reprocharles lo que fuese. ¿Para qué matarles pues? ¿Por qué esos fusilamientos completamente inútiles?
Con la experiencia que tengo ahora, podría asegurar que las personas que los mataron eran gente de Alfajarín, de Nuez, Villafranca, Osera y Farlete. El propio Durruti escribió varias cartas desde Osera conque podemos suponer que permaneció durante un cierto tiempo en ese pueblo. ¿Quién dio la orden? ¿Quiénes apretaron el gatillo? Quizá no lo sepamos nunca, pero también ahí la experiencia me ha enseñado que los que no quisieron volver a España, no lo hicieron porque tenían algo en la conciencia.
2007
Este principio de año me han contado que pasó. Pero solo puedo dar algun detalle.
Agustín Beltrán Lorda convenció a su familia para que lo dejase ir a acarrear el trigo que tenían en el monte. A pesar de que estaban los rojos, no pensaba que podía pasarle algo. Al mismo tiempo llevaba a su hija para que se reuniera con su marido (Tomas Buería padre de Antonio y Tomas) que estaba en la zona roja. Con él y con la misma intención de traer la cosecha subió también Gregorio Usón.
Se puede deducir que los tres encontraron o fueron detenidos por los rojos presentes en esta zona y en los que había gente de Alfajarín. A María, se la llevaron para reunirse con su marido y le hicieron creer que a su padre y Gregorio Usón los dejaban volver al pueblo. En los días siguientes, María volvió a ver los caballos (quizás fueran mulas) de su padre y los de Usón y, extrañada, pidió explicaciones. Se le dijo que se los habían quedado porque los necesitaban, pero que a los dos hombres los habían dejado marcharse andando. Sin embargo llegó a enterarse que no había sido así. A Agustín Beltrán Lorda y Gregorio Usón no los habían fusilado, los habían quemado. También supo quién había encendido el fuego y esta persona era T…. P……. de Alfajarín y que vivió con una falsa identidad en Barcelona después de la Guerra. Igualmente llegó a saber los comentarios irónicos que hicieron cuando los miraban quemarse y eran estos: - ¡Mira tan buenos que decía la gente que eran y que saltos pegan! ¡No serían tan buenos!
Los partidarios de este bando dirán que estos solo mataron a dos. Eran dos de sobras y los horrores de los unos, no son una excusa para los otros. Sin embargo Alfajarín fue un caso casi excepcional en España por el número de muertos comparado al de los habitantes.

He aquí una lista establecida por Gabriel José Alonso Valero de la cual he tenido que hacer algunas rectificaciones. Unos porque murieron en el frente y no fusilados. Otros porque no murieron como es el caso del ermitaño padre, señor Belloc.

Encontrareis la lista de los fusilados en la página: Fusilados >

si quieres haz clic en la imagen

 

 

1234 5 • 678 << PreviousNext >>